miércoles, 6 de mayo de 2009

Otra mirada

Después de la cena


Howard Hodgkin


1976-1977, óleo sobre

madera


Inaugurada la terraza, una luz artificial ilumina la primera cena de un prometedor verano, rodeados de macetas esplendorosas ya florecidas por el amoroso cuidado de su dueña. Lejos de nuestras miradas cercanas, rompen los fuegos artificiales de una fiesta de barrio. Se oye un solo de trompeta.Van surgiendo la palabras fácilmente regalando a la noche un toque de alegría y felicidad.

5 comentarios:

Alberto dijo...

Magnifica fiesta de inauguracion del alma veraniega. Disfrutalo

Dédalus dijo...

Qué gozada poder participar de un momento así... y compartirlo.

Un abrazo, Bambú.

sigma dijo...

Yo también quiero estar ahí, tal y como lo cuentas.Me gusta mucho la pintura de Howard Hodking.
Chin,chin...,felices cenas veraniegas.

Mega dijo...

Una estampa perfecta, la que nos describes, del mismo bienestar. Como si fuera un anticipo de las vacaciones (todavía lejanas)...
Un besote

bambu222 dijo...

Alberto no pensé nunca que mi terraza daría tanto juego...te agranda la mirada.Abrazo
Dédalus, lo mejor, compartir con los amigos muchas noches,atardeceres,alegrías y penas.Beso.
Sigma, tu lo tienes fácil, no hace falta invitarte,cuando quieras aquí estamos.Besillo
Mega,realmente lo perfecto es el bienestar que produce el compartir
la vista del mar o como ocurrió una noche una bandada de zancudos atravesando el cielo,o un eclipse...alguna estrella fugaz,lujos.Abrazote.