miércoles, 3 de junio de 2009

La montaña nos mira


























El todo terreno y el utilitario avanzan por el asfalto deslizándose con suavidad. Al fondo, el mar se asoma tímidamente, tranquilo. A la derecha palmeras agrupadas, algún viejo molino de viento, trigo dorado. A la izquierda, montañas de perfil suave, color casi rojizo salpicadas de vegetación baja. Algún cortijo sobrevive en medio del paisaje. Las nubes intentan apoderarse de ese azul tan limpio sin conseguirlo. Aquí no existe el humo ni el ruido de motor.La pendiente nos conduce al pueblo. En la plaza, el lavadero, la pequeña iglesia encalada; el barecillo de tapas deliciosas cuyo barullo rompe el silencio y el calor por una oportuna corriente de aire que se coló entre las mesas; los gatos escuálidos se pasean libremente.Nos asomamos al mirador.La montaña, invasora del mar nos contempla.

2 comentarios:

Mega dijo...

Me encantan esas miradas tuyas. ;-P

"Las nubes intentan apoderarse de ese azul tan limpio sin conseguirlo". Y luego, ese final, cuando dices: "Nos asomamos al mirador. La montaña, invasora del mar nos contempla".

Besos y abrazos, Bambú

bambu222 dijo...

Hola Mega,he tardado en contestar ando un poco falta de tiempo;bueno cuando vamos a la Isleta el tiempo se detiene por eso disfruto cada viaje que hago hacia ese lugar,me calma y me dá paz.Abrazos.