domingo, 15 de agosto de 2010

Sin palabras

Arena, estrella, miel.
1999
Técnica mixta sobre
papel.

Francisco Celorrio


Su mano izquierda fue desplegando uno a uno los dedos, con la otra dos más. Sin decir nada las levantó para que la muchacha de la ventana del edificio de enfrente que en ese momento limpiaba los cristales balanceando sus senos al compás de los delicados movimientos de sus brazos, supiera que le estaba pidiendo una cita a las siete de la tarde, cuando él abandonara el cemento, el ladrillo y la odiosa carretilla en ese agosto tórrido poco dado a demostraciones amorosas.
Decía él que se atrevió por la distancia, para responder a la chulería de los demás albañiles que entre risas y jaleándolo le animaban a tal atrevimiento.
Se sorprendió cuando a la salida de la obra allí estaba ella, acicalada, luciendo sus mejores galas, redonda y sonriente como una manzana.
Varios meses disfrutaron de cine, paseo y algunas caricias clandestinas.
La insistencia de ella en vestirse de blanco y presentarle a su familia hizo que él huyera una tarde del siguiente verano, ya menos tórrido, diciéndole que quería ser libre, que le gustaba estar a su aire.
Al día siguiente, puntual como siempre, ella esperaba junto a la hormigonera. Mirándole con odio arrojó al suelo arenoso la cadenita de plata regalo de su amor de la que colgaba una estrella de David.
Ese agosto sus ojos no volverían a deleitarse con el dulce vaivén. La ventana permaneció cerrada hasta el final de la obra.
Mientras, él miraba los cristales añorando otra cita, quizá mañana, a las siete.

4 comentarios:

gianna dijo...

hola bambu
muy lindo el escrito , me gusto mucho.:)
las fotos me hacen acordar cuando estuve en Madrid, fue un viaje muy divertido
un beso y muchas gracias simpre por estar conmigo en mi blog

Juanjo dijo...

Hola Bambu....como sabes ahora estoy lejos de casa y no puedo entrar todo cuanto quisiera,pero queria agradecerte todos tus escritos
Ademas he tenido la increible suerte de entrar precisamente hoy y asi he podido leer ese maravilloso relato que has escrito....me ha encantado
Besos

bambu222 dijo...

Hola Gianna, el mérito no es mio;me lo contó un amigo con mucha gracia, le pregunté que si podía escribir algo y me dió permiso así que me salió esta sencilla historia.De vez en cuando viajo a Madrid, es una ciudad que me encanta y siempre descubro cosas nuevas.Besos.

bambu222 dijo...

Gracias Juanjo, supongo que estarás disfrutando con tu viaje,aunque puede ser que ya hayas vuelto, Me paso por tu blog; voy un poco con retraso en todo,el verano me tiene un poco agobiada a ver si me centro.Abrazo.