domingo, 6 de febrero de 2011

Un rato en la playa

Playa de los
Genoveses

cala chica

La foto es de Angel
Martínez

fuente:
Panoramio
Avanzan los caballos cabalgados por almas miedosas; una de ellas se desplaza a la derecha peligrosamente cuando él, alegre, inicia el trote sobre la arena dura; otra, más suelta, conforma una perfecta unidad, alineada sobre el animal que notando el maravilloso acoplamiento inicia un galope suelto y fácil; mientras, un perro a su alrededor juguetea desplazándose aquí y allá con alegría .Ya son varios los que se atreven a iniciar el rito de dominar la nobleza del bello ejemplar; éste se deja hacer conduciendo a los inexpertos jinetes.
La playa está hermosa al atardecer, sin viento; los pescadores, quietos, observando su cañas; los árboles no necesitan ofrecer sombra a estas horas, agudizan su verdor alterado por el halo rosado que parece envolverlos mientras una pareja sentada sobre una bonita tela apura una botella de vino o algún romántico medita acurrucado sobre la arena contemplando tanta belleza gratuita; vuelven los caballos y sus jinetes en perfecto orden, el guía saluda y a voces , alaba la bondad del magnífico ser que ha paseado a los hombres.

4 comentarios:

Juanjo dijo...

Es una bonita imagen visual esa de los caballos y la playa.Me trae recuerdos
Besos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Una gran serenidad me ha producido leerte al compás que mis ojos iban y venían de esa magnífica foto.
El mar, la mar, siempre, imprescindible.
¡Quién pudiera tenerla ahora cerquita y que los ojos se perdieran en esa inmensidad azul!
Gracias y un abrazo.

bambu222 dijo...

Juanjo, realmente me impresionó la aparente fuerza de esos caballos, tanto, que casi pasé miedo;luego el guía comentó que eran ellos los que paseaban a los turistas, debe ser un animal muy noble.Abrazo.

bambu222 dijo...

Hola Isabel,yo también sentí esa tarde una gran paz con esa escena a pesar de que el mar a veces dicen que es traicionero, el miedo quedó aparcado ante tanta belleza.Besos.