lunes, 18 de octubre de 2010

Impiedad

Corazón de Jesús en vos confío

Luis Gordillo
1992

Acrílico sobre papel
sobre lienzo sobre
madera



Todo está negro, un halo verdoso, fluorescente, se convierte en única presencia alterando el posible sueño infantil que no llega; ni una rendija de luz; sólo la figurita alargada de cara difusa que sostiene algo entre sus manos es protagonista absoluta de la noche. El niño, despierto y asustado, aprieta la colcha con sus manos; mira de reojo esa luz extraña empeñada en reinar en la pesada oscuridad mientras un duende juguetón y sonriente le coge de la mano conduciéndole a un lugar luminoso.

4 comentarios:

Juanjo dijo...

Inquietante
besos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Tremendo para un niño. Menos mal que existen duendes que los salvan.
Un saludo afectuoso.

bambu222 dijo...

Hola Juanjo,piensa en tu infancia.
las figuritas fluorescentes que ponían en los dormitorios,tan inquietantes,sí.Abrazo.

bambu222 dijo...

Hola Isabel, no sé si se seguirá haciendo pero hace años era muy normal este tipo de figura en los dormitorios,no sé qué finalidad tenían,si tranquilizar o asustar.
Besos.