domingo, 14 de noviembre de 2010

Fragilidad

Mujer de pie en rojo
1913
Acuarela, aguada y lápiz
Egon Schiele
Se mueve con balanceo y ritmo acompasado, tan roja como su corazón, tan ligera; con el roce sedoso emite un leve sonido que nunca cesa en su fragilidad rota por la callada violencia o el empujón impulsivo, contrastando con el gris casi negro del asfalto por el que camina con el cuchillo en una mano blanquísima adornada por pinceladas brillantes de laca de uñas. Busca su pieza codiciada, disputada por rivales igualmente vestidas de seda. Vuelve, se vuelve de nuevo mientras la víscera ahora acelera su compás. Allá está él, indolente, impasible y ajeno, como siempre Ella, con un gesto decidido levanta su brazo, lanza la brillante arma de reflejos plateados dando de lleno en el blanco.

4 comentarios:

Juanjo dijo...

Me hubiera gustado conocer el "antes" de esta historia.Interesante
Besos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Seguro que lo ha herido, como amí esta historia.
Te felicito por ella, Bambú.

bambu222 dijo...

Hola Juanjo, no me había planteado los del antes, pero podría ser la desidia y el maltrato por parte de él.Abrazo.

bambu222 dijo...

Isabel,hola,en este caso la violencia viene por parte de ella como respuesta a otra violencia
mucho más sutil por parte de él.Besos.