lunes, 29 de noviembre de 2010

Golpes

Guantes de boxeo

1976

Rafael Solbes y

Manuel Valdés

El cristal reflejaba lo que ocurría en la calle. Detrás, sujetadores, bragas, pijamas, carteles de las últimas ofertas, corsés, medias, saltos de cama.
Pasaba él delgado como un junco, vestido entero de celeste angelical, incluso limpio. Se paró en seco. Como atraído por un potente imán sus ojos enfocaron hacia tanta ropa interior expuesta con descaro. Su expresión fría cambió hacia un gesto malhumorado y enrojecido. Alzó los brazos, cerró los puños, colocó las piernas en posición angular y mirando desafiante al escaparate empezó a golpear al aire imitando los movimiento rítmicos y acompasados de los boxeadores; ahora su mirada se diría que había entrado en estado de trance; mientras, una señora cruzaba de acera, por si acaso; junto a él, un hombre chino acompañado de dos niños le miraba con curiosidad y extrañeza.

2 comentarios:

Juanjo dijo...

veces me entran ganas de hacer ese tipo de cosas,pero no he superado por completo mi sentido del ridiculo
Besos

bambu222 dijo...

Hola Juanjo,bueno yo creo que este hombre debía tener un problema grande,pero sí, a veces nos gustaría cometer algún tipo de locura.Abrazo.