lunes, 2 de febrero de 2009

pájaro solitario

La Danza.Jean Baptiste Oudry.
(decoración de un panel)
Museo del Louvre.




Después de la lluvia le vi de pronto saltando sobre el poyete de la terraza, un gorrión. Ese pájaro listo, la hembra sin pechera , los machos con una pincelada negra que parece una corbata. Pequeño pirata de las terrazas, se acerca sigiloso, se lleva alguna miga caída a la boca, nervioso, bebe algún resto de agua de lluvia en los platillos de las macetas; le observo con sigilo procurando no hacer ruido; el gato lo mira con las orejas de punta, en guardia, esperando un descuido para atraparlo, ¡que iluso!, no sabe que también él detecta la presencia ajena con ese fino radar que tienen los animales. La lagartija, escondida en un rincón entre las macetas, también le observa; ha recorrido la terraza de punta a punta, ha pisado el suelo confiado...el gato lanza un grito extraño que emite cuando detecta una presa y el pájaro con una elegancia sublime emprende el vuelo seguro de su poder.

2 comentarios:

Mega dijo...

Su astucia (mayor que la del gato) lo hizo volar. Beso

sigma dijo...

Me imagino la escena..., cada uno con lo suyo!, y el gorrión dando saltitos.....,como si nada de lo que pasa alrededor fuese con él.