domingo, 19 de abril de 2009

Luz


Una franja de brillante plata rompió el gris del mar de invierno atravesando limpiamente su línea horizontal; escapada del vientre del sol se fue a descansar en un manto de tristeza apacible.

4 comentarios:

Dédalus dijo...

No sé qué es mejor: si la preciosa fotografía o el sugerente texto con el que la acompañas.

Besos, Bambú.

Alberto dijo...

Quedaba la tristeza por encima del horizonte? o por el contrario era el mar convertido en tristeza?
Un abrazo

Mega dijo...

Esperemos que esos rayos de sol terminaran por diluir por completo esa tristeza turbia...

Una mirada preciosa.

Besos

bambu222 dijo...

Dedalus gracias por tu comentario el mar siempre es buen inspirador.Beso.
Alberto, hay días que el color del mar toma un tono parecido a ciertos estados de ánimo aunque con mi cámara en mano todo se diluye.Abrazo.
Mega, así ocurre cuando el sol se esconde entonces todo el cielo enrojece y la melancolía o la tristeza desaparece ante ese espectáculo.Besos.